Pesas para principiantes: 5 tips para tener en cuenta antes de empezar

27/11/2017 0

Entrenar es para todos. Y entrenar con pesas, para todos los que quieran descubrir su nuevo yo en cuestión de semanas. ¿Cómo? Con una hora diaria, día por medio, una rutina con pesas pensada para cubrir los distintos grupos musculares puede reflejar grandes resultados a partir del mes de entrenamiento. Es importante considerar la diferencia entre este las rutinas con pesas (pensadas para tonificar) y el entrenamiento aeróbico, más orientado a la pérdida de peso. Si bien ambos son complementarios, es preferible practicarlos en ese orden o bien en días diferentes. En ambos casos, una dieta balanceada y vida sana serán también fundamentales para destacar resultados.

1. Peso a medida

Si es tu primera vez en un gimnasio o hace mucho que no realizás actividad física, hay que empezar desde abajo: elegí los discos y mancuernas de menor kilaje. A medida que el músculo se haya adaptado al esfuerzo, podés ir subiendo progresivamente el peso.

2. Calidad vs. cantidad

Además de no trabajar el músculo, las repeticiones mal hechas pueden causar lesiones. Durante las primera semanas de entrenamiento, y hasta de que el cuerpo se adapte al ejercicio, es preferible realizar pocas repeticiones pero bien logradas, asegurando así el trabajo efectivo sobre el músculo.

3. Calentamiento pre-entrenamiento

A lo largo del día el cuerpo experimenta distintos estados: del sueño a la vigilia, del ayuno a la alimentación, del reposo al movimiento. El mismo cambio sucede cuando llegamos al gimnasio, por eso es necesario realizar 15 minutos de bicicleta o caminata antes de comenzar.

4. Estiramiento post-entrenamiento

Frente al entusiasmo de comenzar el entrenamiento, la elongación puede sonar como un paso accesorio, pero es 100% esencial para todos los grupos musculares. En caso de no elongar los músculos, el dolor provocado por el levantamiento de peso puede durar hasta 5 días.

5. Hidratación

Entrenar en grupo, con música y buena vista pueden ser buenos estímulos para concretar la actividad, pero hay un elemento más básico que todos estos: el agua. Una correcta hidratación durante el entrenamiento potencia el rendimiento físico al recuperar el líquido perdido.

Sos Fuerza · 2017